Medicalia.org

Comunidad de profesionales sanitarios creada por Internet Medical Society

LA ABOGADA GENERAL DEL TRIBUNAL DE LUXEMBURGO NO DA UNA SOLUCIÓN FINAL AL DOBLE PRECIO DE LOS MEDICAMENTOS IMPUESTO POR GLAXO EN ESPAÑA

En sus conclusiones sobre el recurso interpuesto por el laboratorio Glaxo (GSK), en relación con el doble precio impuesto a sus medicamentos en España para impedir el comercio paralelo, la Abogada General del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, Verica Trstenjak, propone que se confirme la sentencia recurrida del Tribunal de Primera Instancia, aunque obliga a la Comisión a examinar de nuevo si las condiciones de venta que restringen la competencia deben declararse exentas por contribuir a fomentar el progreso técnico.
La Abogada General considera que el Tribunal de Justicia ha de juzgar si el Tribunal de Primera Instancia, en su sentencia de 27 de septiembre de 2006, actuó conforme a Derecho al anular parcialmente la Decisión de la Comisión por la que ésta prohibió las condiciones generales de venta del fabricante de medicamentos GlazoSmithKline Services Unlimited (GSK) por considerar que infringían la prohibición de las prácticas colusorias. Conforme a dichas condiciones generales de venta, GSK pactó con intermediarios establecidos en España precios diferentes para determinados medicamentos, en función de si dichos intermediarios los comercializaban en España o en otros Estados miembros. El objetivo de GSK era limitar el comercio paralelo de sus medicamentos, que los intermediarios españoles llevaban a cabo por las diferencias de precios existentes entre España y otros Estados miembros.

Cronología de los hechos

El 8 de mayo de 2001 la Comisión prohibió las condiciones generales de venta de GSK al considerar que éstas infringían la prohibición de los acuerdos contrarios a la competencia y que GSK no había demostrado que se cumplieran los requisitos para obtener una exención a la prohibición de las prácticas colusorias. El Tribunal de Primera Instancia, a raíz del recurso interpuesto por GSK, confirmó la infracción de la prohibición de las prácticas colusorias que la Comisión había declarado. No obstante, anuló la Decisión en la medida en que la Comisión denegó en ella la solicitud de exención del acuerdo formulada por GSK, al no haber demostrado ésta última que el acuerdo contribuía al fomento del progreso técnico.

Tanto GSK, por un lado, como la Comisión y dos asociaciones de empresas farmacéuticas, por otro lado interpusieron recursos de casación contra dicha sentencia, invocando diferentes motivos.

Según la Abogado General, el recurso de casación de GSK debe desestimarse, ya que la parte de que se trata de la Decisión impugnada debe ser confirmada con una fundamentación diferente de la que expuso el Tribunal de Primera Instancia. En efecto, considera que el Tribunal de Primera Instancia interpretó erróneamente el concepto de objeto de restringir la competencia. Para demostrar que un acuerdo tiene por objeto restringir la competencia no es necesario que se pruebe una restricción de la competencia en perjuicio de los consumidores finales. La Comisión declaró acertadamente que los acuerdos que pretendían limitar el comercio paralelo tenían por objeto limitar la competencia. Además, la Abogado General propone al Tribunal de Justicia que confirme la anulación de la negativa a conceder a las condiciones generales de venta una exención de la prohibición de las prácticas colusorias.

Alegaciones genéricas y pormenorizadas

La Sra. Trstenjak considera que la Comisión no motivó suficientemente su afirmación de que las condiciones generales de venta no generan una ventaja objetiva apreciable. La Comisión no puede dejar de tomar en consideración la alegación de una empresa que se apoya en un argumento científico-económico y que aporta a tal fin datos pertinentes de carácter económico y econométrico, basándose simplemente en que no se ha demostrado una relación directa entre el acuerdo restrictivo de la competencia y el fomento del progreso técnico.

Según la Abogado General, la Comisión puede rebatir una alegación genérica de una empresa de modo igualmente genérico. Sin embargo, si una empresa fundamenta de forma pormenorizada su alegación, la Comisión debe responder a ella de forma pormenorizada. La Abogado General considera que no basta con afirmar que recursos adicionales incrementarían el beneficio de la empresa, ya que las empresas pueden decidir libremente los recursos que invierten en investigación y desarrollo. Una indicación tan general no tiene en cuenta que el comportamiento de las empresas en el mercado puede verse en gran medida influido por la competencia con otras empresas, y que ello puede limitar su libertad de actuación. A estos efectos, debe tenerse en cuenta la importancia de la competencia centrada en la innovación en el sector farmacéutico.

Visitas: 111

Publicidad

¿Desea anunciarse en Medicalia?

Nada más sencillo. Ofrecemos múltiples posibilidades que hacen que anunciarse en Medicalia.org resulte fácil y efectivo.

Para consultas o contratar publicidad, dirigirse a admin@ims.org.es

-------------------------

-------------------------

INTERNATIONAL ARCHIVES OF MEDICINE

Envíe su manuscrito

OFERTAS PARA SOCIOS MEDICALIA

Los miembros activos de Medicalia pueden beneficiarse descuentos en los siguientes productos

Libros

· Libros de Medicina

Revistas científicas

· Tasas por publicar en acceso abierto en revistas médicas

© 2021   Creado por Network Admin.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio