Medicalia.org

Comunidad de profesionales sanitarios creada por Internet Medical Society

Signos de que tienes una obsesión con tu peso

Los mensajes que llegan a las personas con respecto al peso a menudo pueden causar más daño que bien:

  • El tipo de cuerpo femenino que aparece con mayor frecuencia en la publicidad como "ideal" en realidad solo lo posee el 5 por ciento de las mujeres.
  • Cuarenta y siete por ciento de las niñas de 5º a 12º grado dicen que quieren perder peso debido a las imágenes que han visto en una revista
  • Millones de personas sufren de trastornos alimentarios, la enfermedad mental con la tasa de mortalidad más alta de todas.

Claramente, para miles de personas cada año, hacer dieta no es una manera de mantenerse en forma; en cambio, se convierte en una obsesión enfermiza. El resultado irónico es que una actividad que debería ser beneficiosa (mantenerse en forma y saludable) a menudo termina causando un estrés grave tanto para la mente como para el cuerpo.

Aquí, examinamos cinco señales de advertencia de que centrarse en el propio peso ha inclinado la balanza de un examen saludable a una fijación peligrosa.

 

1: Sobre-ejercicio

El ejercicio es una excelente manera de fortalecer los músculos y los huesos, reducir el estrés, mejorar la coordinación y prevenir una serie de enfermedades como la hipertensión y la osteoporosis. Excepto cuando no lo es.

Cuando el ejercicio se convierte en un comportamiento compulsivo, a menudo impulsado por preocupaciones sobre el peso y la imagen corporal, en realidad puede reducir la masa muscular y dañar el corazón. El ejercicio compulsivo, que también se llama anorexia atlética o ejercicio obligatorio, se caracteriza por el deseo de hacer ejercicio por encima de todo, incluso si eso significa renunciar a amigos, faltar a compromisos sociales o esforzarse durante los entrenamientos si se siente enfermo, lesionado o agotado.

Otra señal de advertencia de que el ejercicio se ha convertido en un perjuicio para la salud en lugar de un beneficio, es sentirse extremadamente culpable si no hace ejercicio y duplicar sus esfuerzos en su próxima sesión. Lo mismo ocurre si un deportista compulsivo siente que ha consumido demasiadas calorías antes de un entrenamiento.

Si el ejercicio compulsivo se combina con un trastorno alimentario como la anorexia (ampliaremos sobre esto más adelante), el resultado puede ser fatal.

2: Restricción excesiva y/o conteo de calorías

Cuidar tu ingesta diaria de calorías es una idea saludable. Contar obsesivamente todas y cada una de las calorías que pasan por tus labios, tener hambre constantemente porque no ingieres suficiente comida o establecerte reglas severas de alimentación pueden indicar que un comportamiento saludable se ha convertido en una obsesión enfermiza.

La cantidad de calorías que debes ingerir diariamente depende de tu edad, género y nivel de actividad. Para calcular exactamente cuántas calorías necesita para mantener su peso o perder el excedente de manera saludable, debe consultar con un médico especialista. Ingerir menos calorías de las recomendadas puede indicar que ha llevado las cosas demasiado lejos en su búsqueda para perder peso.

Otra faceta de este tipo de obsesión es someterse a una dieta severa, como aquella en la que se come un solo tipo de alimento (como pastas o semillas), reemplazando las comidas completas por un vaso de agua o mascando chicle en lugar de conseguir un plato nutritivo de comida.

3: Pesarte constantemente

La balanza puede ser un aliado en la búsqueda de mantener un cuerpo saludable, o puede ser un facilitador poco saludable que alimenta una obsesión por su peso.

Verificar su peso a la misma hora del día una vez por semana, puede ayudarte a medir cómo los diferentes niveles de actividad y consumo de calorías afectan tu peso corporal. Chequearlo más de una vez al día podría ser una señal de que estás demasiado obsesionado con tu peso. Pesarse compulsivamente no solo es malo debido al estrés que agregará a tu día, sino que también es importante darse cuenta de que el peso corporal fluctúa naturalmente a lo largo del día, por lo que los pesajes múltiples en realidad no te dicen mucho sobre la verdadera pérdida o ganancia de peso.

Otra señal de que estás "obsesionado con la balanza" es que el pequeño número que ves en su ventana parece más un juicio que una información, y ese número puede afectar cómo te sientes contigo mismo a lo largo del día.

Al combatir el canto de sirena de la báscula, es importante recordar que es solo una herramienta que ayuda a determinar qué tan saludable está. La cantidad de energía que tienes y la calidad de los alimentos que te llevas a la boca juegan un papel igualmente importante para determinar tu estado general.

 

4: Tener una imagen distorsionada de tu cuerpo

Mirarse en el espejo y evaluar honestamente lo que ve puede ser un primer paso útil y un factor motivador en el camino hacia la pérdida de peso. Pero para algunas personas, la imagen que les devuelve el espejo puede estar tan distorsionada, como el cuerpo que cambia de tamaño de Alicia en el famoso cuento de Lewis Carroll.

Si comienza a concentrarse demasiado en qué tan gorda es una parte de su cuerpo (por ejemplo, sus abdominales o tríceps), especialmente si esas partes del cuerpo se encuentran dentro de los rangos de tamaño normal, podría ser una señal de que está desarrollando algo conocido como trastorno dismórfico corporal. Quienes padecen esta condición, que a veces se denomina "fealdad imaginada", tienden a ser extremadamente tímidos, se comparan constantemente con los demás, revisan (o evitan) los espejos obsesivamente y creen que los demás comparten la misma opinión negativa sobre su apariencia. Esto, a su vez, puede llevarlos a volverse introvertidos y a evitar situaciones sociales. En casos extremos, aquellos que sufren de trastorno dismórfico corporal también pueden someterse a procedimientos cosméticos repetidos que no logran brindar satisfacción.

El tratamiento para el trastorno dismórfico corporal debe ser llevado a cabo por psicólogos profesionales que ayuden al paciente a recuperar una mirada amorosa sobre su propio cuerpo.

 

5: Trastornos de la alimentación

En su forma más grave, una obsesión por el peso puede convertirse en un trastorno alimentario, que los Institutos de la Salud definen como "una enfermedad que causa graves alteraciones en su dieta diaria, como comer cantidades extremadamente pequeñas de alimentos, comer en exceso o no ingerir ningún tipo de alimento.

Hay tres tipos principales de trastornos alimentarios:

La anorexia se caracteriza por un miedo irracional a aumentar de peso, una ingesta calórica extremadamente restringida que conduce a la emaciación, una imagen corporal distorsionada y puede llegar a la falta de menstruación en las mujeres.

Quienes sufren de bulimia, de hecho, comen grandes cantidades de alimentos. Pero estas sesiones de atracones van seguidas de un sentimiento de culpa y comportamientos extremos posteriores, como purgas mediante el uso de vómitos forzados, laxantes y/o diuréticos; ejercicio excesivo; o cualquier combinación de estos métodos.

Si bien la mayoría de los trastornos alimentarios resultan en pesos corporales bajos poco saludables, con el trastorno por atracón puede ocurrir lo contrario. Esto se debe a que los comedores compulsivos pierden el control sobre las cantidades que consumen, pero no siguen estas sesiones con purgas, restricción calórica severa o ejercicio excesivo. Es el más común de los trastornos alimentarios y debido a que los alimentos que a menudo se asocian con los atracones tienen un alto contenido de grasas y un bajo contenido de proteínas, las complicaciones como la obesidad, la diabetes tipo 2, el colesterol alto, la enfermedad de la vesícula biliar y la enfermedad cardíaca a menudo son comunes.

Los tratamientos para los trastornos alimentarios incluyen psicoterapia, educación nutricional, antidepresivos y ansiolíticos y, en los casos más graves, puede ser necesaria la hospitalización.

Fuente: Vinculo Psicoterapia trastornos alimenticios

Visitas: 11

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Medicalia.org para añadir comentarios!

Participar en Medicalia.org

Publicidad

¿Desea anunciarse en Medicalia?

Nada más sencillo. Ofrecemos múltiples posibilidades que hacen que anunciarse en Medicalia.org resulte fácil y efectivo.

Para consultas o contratar publicidad, dirigirse a admin@ims.org.es

-------------------------

-------------------------

INTERNATIONAL ARCHIVES OF MEDICINE

Envíe su manuscrito

OFERTAS PARA SOCIOS MEDICALIA

Los miembros activos de Medicalia pueden beneficiarse descuentos en los siguientes productos

Libros

· Libros de Medicina

Revistas científicas

· Tasas por publicar en acceso abierto en revistas médicas

© 2022   Creado por Network Admin.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio