Medicalia.org

Comunidad de profesionales sanitarios creada por Internet Medical Society

Opciones quirúrgicas para la hiperplasia benigna de próstata

La edad puede acarrear diversos padecimientos médicos, para los hombres mayores de 50 años la hiperplasia benigna de próstata (comúnmente conocida por sus siglas, HBP) es una de estas afecciones de la edad, interpretado por algunos como una de las manifestaciones del envejecimiento. Antes que nada, debe entenderse que la HBP es una patología que se caracteriza por el crecimiento de la glándula prostática a tal grado de complicar la micción, es decir la dificultad de orinar de manera regular, suficiente y controlada, siendo esto un detrimento para la calidad de vida del paciente.

De ser detectada esta afección a tiempo, es decir, cuando la próstata no ha crecido fuera de estándares preestablecidos por los urólogos, se pueden suministrar medicamentos que inducen una relajación de los músculos de la próstata y la vejiga, o bien, fármacos que reducen de manera directa el tamaño de la glándula. No obstante, cuando el especialista identifica un crecimiento notable del órgano, ya sea por tacto rectal o por flujometría y ecografía, se recomienda un tratamiento quirúrgico, conocido popularmente como operación de próstata

En verdad, lo que debe entenderse por una operación de próstata o prostática es un conjunto de técnicas quirúrgicas que, dependiendo de la condición de salud del paciente y el tamaño de la afectación, puede variar entre la resección parcial o total de la próstata. La más frecuente de estas cirugías es la Resección Transuretral (conocida entre los especialistas como RTU), en la cual se introduce en la uretra el material quirúrgico a través de un catéter a fin de quemar el tejido interno de la glándula y así reducir su tamaño. Las bondades de esta cirugía radican en su carácter poco invasivo y ambulatorio.

Una segunda alternativa, comúnmente empleada cuando la afección va de mediana a severa, es la incisión transuretral de la próstata, en la que el médico hace cortes precisos en la parte exterior de la próstata y en el cuello de la vejiga con el propósito de aumentar el espacio que requiere la uretra para miccionar, es decir, reducir la obstrucción del canal urinario. La tercera opción quirúrgica para el tratamiento de la HBP es Adenomectomía prostática abierta, en la que se retira la capa fibrosa (adenoma) que recubre la próstata a través de una abertura que se hace desde el pubis hasta la zona afectada, resultando en un procedimiento altamente invasivo que es indicado para casos serios de crecimiento prostático asociado a complicaciones como piedras vesicales.

Es de suma importancia acudir a un especialista en la materia a fin de acertar en el diagnóstico, ya que la HBP no es un cáncer. El urólogo recomendará realizar estudios con antígeno prostático para descartar o confirmar la presencia de un cáncer de próstata que, de ser el caso, requerirá de una resección total del órgano.

 

 

 

Visitas: 12

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Medicalia.org para añadir comentarios!

Participar en Medicalia.org

Publicidad

¿Desea anunciarse en Medicalia?

Nada más sencillo. Ofrecemos múltiples posibilidades que hacen que anunciarse en Medicalia.org resulte fácil y efectivo.

Para consultas o contratar publicidad, dirigirse a admin@ims.org.es

OFERTAS PARA SOCIOS MEDICALIA

Los miembros activos de Medicalia pueden beneficiarse descuentos en los siguientes productos

Libros

· Libros de Medicina

Revistas científicas

· Tasas por publicar en acceso abierto en revistas médicas

Biblioteca médica online

------------------------------------

Recibe propuestas para publicar en revistas de tu especialidad

© 2019   Creado por Network Admin.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio