Medicalia.org

Comunidad de profesionales sanitarios creada por Internet Medical Society

Pocas sensaciones nos reconfortan tanto como la de saber que mejorar la apariencia corporal es alcanzable con resultados positivos.

Si el cuerpo es la primera casa y afirma a la conciencia que lo habita en el mundo, concluir que la preocupación por su imagen es superficial resulta un juicio apresurado en muchos casos.

Comparemos la situación con la de una persona que está haciendo remodelaciones en su casa: ambas trabajan por mejorar aspectos externos de dos espacios vitales (el cuerpo y la casa) pero sólo en el primer caso el acto de intervenir y la inversión de recursos que supone son socialmente cuestionables. Queda, entonces, preguntarse por qué.

Siguiendo con la analogía, es extraño que aceptemos sin problemas el hecho de que vivir en una casa descuidada, con los muros desteñidos, daño visible en el mobiliario, los pisos, ventanas y otras estructuras influya en el estado de ánimo de los inquilinos o visitantes y revele mucho sobre la situación de los primeros a nivel emocional.

La conclusión en ambas situaciones debería ser similar: una casa o un cuerpo habitados, que no obstante parecen no estarlo por el grado de abandono en que se encuentran, predispone a una tristeza que no puede ser superficial.

Mucho se ha hablado de que las personas que se someten a procedimientos para modelar la figura, tales como la abdominoplastia o la lipoescultura deciden hacerlo motivadas por la presión que ejercen los modelos de belleza hegemónicos, fijados a través de la publicidad. En ese sentido, el rechazo por la cirugía estética tiene fundamentos en una preocupación real: la dictadura ejercida sobre los cuerpos en cuanto a lo que es “aceptable” o “normal” en ellos y lo que no. Sin embargo, la validez de este argumento deja de lado otro hecho veraz: el aporte que la cirugía estética puede significar para la salud emocional.

También llama la atención el que en algunos casos no sean los cambios físicos logrados mediante cirugía lo que resulta catártico. Generalmente, detrás de las ideas fijas acerca del cuerpo existe una experiencia dolorosa de la que la persona no fue capaz de defenderse o ante la que se sintió imposibilitada para actuar en su momento. De ahí que lo que persista en sus pensamientos recurrentes sea la necesidad de intervenir, que a veces se expresa más concretamente en la de hacer cambios que le lleven a estar mejor en y con su cuerpo.

Visitas: 15

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Medicalia.org para añadir comentarios!

Participar en Medicalia.org

Publicidad

¿Desea anunciarse en Medicalia?

Nada más sencillo. Ofrecemos múltiples posibilidades que hacen que anunciarse en Medicalia.org resulte fácil y efectivo.

Para consultas o contratar publicidad, dirigirse a admin@ims.org.es

OFERTAS PARA SOCIOS MEDICALIA

Los miembros activos de Medicalia pueden beneficiarse descuentos en los siguientes productos

Libros

· Libros de Medicina

Revistas científicas

· Tasas por publicar en acceso abierto en revistas médicas

Biblioteca médica online

------------------------------------

Recibe propuestas para publicar en revistas de tu especialidad

© 2019   Creado por Network Admin.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio